Ocurre cuando imaginas situaciones y momentos concretos durante la vigilia igual que si estuvieses durmiendo: soñar despierto, vives la fantasía de otra vida. En ocasiones la persona llega a seguir el hilo de numerosas circunstancias, como si viviese una doble vida o escribiese un libro, generalmente su personaje en la historia es la mejor versión de sí mismo y el destino o las circunstancias juegan a su favor. Suele ocurrir en personas con un alto grado de insatisfacción en su vida, o con depresión inclusive.
Se caracteriza por generar una pérdida de tiempo importante en la vida del sujeto que lo sufre, entorpeciendo constantemente los quehaceres de la persona y llegando a causarle verdaderos desajustes en su día a día. Ante cualquier problema o dificultad la “ensoñación consciente ” se vive como una vía de escape, proporcionando alivio a la persona y un lugar donde se abstrae de la realidad.

Pero cuando se abandona este “sueño” el individuo vuelve a encontrarse con su realidad y los problemas que le rodean, más aún, se encuentra con otro problema: ha perdido una cantidad de tiempo importante (hasta horas) imaginando otras situaciones, otro mundo, mientras que aquí las circunstancias apremian una acción por su parte y su dejación de responsabilidades engorda los problemas.

La sensación de angustia se incrementa a cada momento que se pierde el sujeto en las ensoñaciones, pero la satisfacción que le proporciona ser dueño y señor en su pequeño mundo inventado dificultan que acabe de una vez por todas con esta conducta o hábito, que llega a convertirse casi, en una adicción, dando lugar a una alteración, que en ocasiones  requiere ayuda de especialistas.

mujer soñando, soñar despierto

El sueño, Picasso Soñar despierto

El problema subyacente está en una falta de habilidades para enfrentarse a los problemas del día a día, a tomar decisiones (ya sean de carácter trivial o trascendentales) a afrontar cambios y adaptarse a la nueva situación, dificultades para comunicarse con los demás… y, por supuesto, para gestionar el tiempo de forma eficiente. En estos casos, la persona que sufre la necesidad de fantasear se encuentra más cómoda en las situaciones inventadas, como hemos dicho generalmente sacando lo mejor de sí misma pero se siente incapaz de trasladar esa versión de sí a la vida real, para ello necesitaría ayuda terapéutica.
Para afrontar esta alteración, hay que empezar por reconocer el problema y la necesidad de ayuda, tras este primer paso se evaluará la situación y las causas del problema de modo que el abordaje se dirige en dos frentes:

  • La detención de la conducta problema , la fantasía propiamente dicha.
  • Y la causa subyacente, que permitirá a la persona generar estrategias eficientes para enfrentarse a su día a día con seguridad, y sin la necesidad de crear un mundo alternativo.

Soñar despierto es necesario porque es parte de la motivación, porque es preciso tener expectativas de futuro, sueños que cumplir, visualizarlos es, además de bonito, un modo de experimentar el afrontamiento a distintas situaciones, que nos permite ensayar, imaginar y crear. Diversos estudios señalan que las personas más creativas fantasean con frecuencia, pero no olvidemos que para obtenerlos no podemos esperar a que ocurran, sin más. Debemos ser portaestandartes del “carpe diem”.

Si necesitas ayuda para reconducir tu vida, no dudes en llamar  647 496 353, psicólogos en Murcia.

Up! Psiología & Coaching